El éxito de una empresa española estudiada por Harvard

El despacho de abogados Uría Menéndez se gradúa en Harvard

Expansion.com 

Publicado el 02/03/2008, por Quique Rodríguez. Madrid

Pocas veces un directivo tiene la oportunidad de conocer la opinión de los mejores estudiantes del mundo sobre la estrategia de su empresa. El bufete Uría Menéndez ha llamado la atención de Harvard, que ha investigado las claves de su éxito en un caso de estudio.

¿Por qué una escuela de negocios estadounidense se fijaría en un despacho español para realizar el segundo caso de estudio sobre un bufete de abogados en toda su historia? Se trata de la firma Uría Menéndez y la respuesta, en esta ocasión, es más sencilla que la que tendrán que proponer los alumnos que se enfrenten a la resolución del caso en aulas de la renombrada Harvard Business School.

El pasado año, la firma española ocupó la sexta posición en la clasificación mundial de operaciones transnacionales de compra y venta de empresas, siendo el único despacho no anglosajón presente en el top 20, según Bloomberg. Y la lista le sitúa en el octavo lugar si se tiene en cuenta el total de este tipo de operaciones corporativas y no sólo las transfronterizas.

La única firma no norteamericana ni británica no aparece hasta el décimonoveno puesto y se trata de un despacho italiano. “Hemos tenido una gran visibilidad por las grandes operaciones que han protagonizado nuestros clientes: la compra de Endesa por parte de Acciona, la de Scottish Power por Iberdrola, y la de ABN Amro por Santander”, explica Luis de Carlos, socio director de Uría Menéndez.

Fue The New York Times el primero que levantó esta liebre al aludir en un análisis a la sorprendente posición del despacho español, y dos profesores de la Harvard Business School decidieron investigar su evolución y estrategia para dar con las claves de su éxito y convertir así en caso de estudio a este bufete que ahora cuenta con unos cien socios y quinientos abogados.

Se trata del segundo despacho, y el primero no norteamericano, que es objeto de un trabajo de este tipo en esta escuela de negocios en la que se forma la elite norteamericana y de medio mundo.

En el ruedo ibérico han sido muy pocas las entidades en las que sus profesores han puesto los ojos: el célebre caso Inditex, realizado conjuntamente con el IESE y que se ha convertido en un best seller en la venta de casos de estudio en todo el mundo. Santander y el Real Madrid son otros ejemplos recientes. ¿Por qué este éxito? En opinión de De Carlos, “hemos formado una firma de elite, agrupando a un conjunto de profesionales de primer nivel que nos permitiera convertirnos en una firma de referencia y estar en las operaciones más importantes”.

Método del caso
Serán los alumnos del MBA y los del Leading Professional Service Firm Executive Education Program, un curso sobre dirección de firmas de servicios profesionales, los que se enfrentarán al caso Uría Menéndez.

“En un bufete de abogados los profesionales acaban dirigiendo la firma y siendo socios, es lo que denominan en Harvard professional manager. Estos profesionales están preparados para ser abogados, pero no para ser gestores. Normalmente, los letrados de éxito son los que terminan convirtiéndose en socios, pero no tienen por qué ser también los mejores gestores o líderes porque las habilidades que hay que emplear en una y otra actividad son diferentes. Este programa de Harvard se hace para formar precisamente a estos professional managers“, explica De Carlos.

Los estudiantes a los que se plantea el caso tienen que proponer la estrategia que, a su juicio, debería seguir a partir de ahora el despacho español. Es el método del caso, en el que los alumnos reciben el trabajo de investigación elaborado por los profesores, que en esta ocasión han sido Robert G. Eccles y Partha P. Bose.

Este último conocía ya Uría Menéndez: había trabajado anteriormente en la firma española como consultor. Los participantes analizan el material (30 páginas en este caso), trabajan en equipo las propuestas que llevarán a la clase y allí las debaten con el docente y junto al resto de equipos que componen el grupo.

Es usual, además, que en alguna ocasión los propios directivos de la empresa analizada acudan a la sesión en la que se discute sobre la misma para poder ser interrogados por los estudiantes y enriquecerles también con sus experiencias y opiniones de primera mano.

En representación de Uría fueron el propio De Carlos, Francisco Sá Carneiro y Antonio Herrero, quienes tuvieron la oportunidad de departir con los participantes del MBA, unos 50, porque se trataba de una asignatura optativa para los alumnos que cursan el segundo año del programa.

Debate en clase
Como suele ser habitual en los últimos años en las aulas de las mejores universidades estadounidenses, la mayor parte los alumnos eran asiáticos, sobre todo procedentes de India, Corea, Tailandia y Japón. La cuarta parte eran estadounidenses y la otra cuarta parte, europeos y latinoamericanos.

El profesor les planteó tres preguntas: ¿Creen que esta firma ha tenido éxito? ¿Por qué? ¿Cuáles son sus retos? Los estudiantes debatieron dirigidos por el profesor durante una hora y después llegó el turno de las preguntas para los abogados españoles. La discusión giraba en torno a dos ejes: el tamaño y la internacionalización.

En el primero de ellos debía decidirse si al bufete le conviene crecer para intentar convertirse en un gran almacén internacional, mantenerse o, incluso, reducir su tamaño para ser una boutique enfocada exclusivamente a mantener la calidad de los servicios prestados.

En cuanto al segundo punto, los jóvenes ejecutivos debían pensar si a la firma española le interesa seguir a sus clientes allí dónde van o es mejor seguir siendo local. La primera pregunta que abrió el fuego para los directivos españoles la realizó un alumno local: el éxito del despacho había sido la capacidad para atraer y retener el talento, pero, ¿podría seguir haciéndolo ahora que la competencia de firmas de abogados globales se ha intensificado en España, como por ejemplo, Clifford Chance? Pero no le contestaron los directivos españoles. Le respondió otro estudiante estadounidense casado con una abogada española: “Uría es una firma mítica en España que hoy, no tiene ese problema”.

La resolución

De Carlos, socio director del despacho, contribuyó a clarificar los planteamientos de los participantes y explicó cuál es la estrategia de la firma en las dos cuestiones planteadas. “Yo me situé en un punto intermedio en los dos dilemas”, explica De Carlos, cuya intervención se grabó en vídeo para que pueda ser visionada en los debates que se realicen con grupos futuros.

“En España somos un gran jugador, no se puede ser una boutique en un mercado periférico como el nacional. La nuestra es una estrategia de crecimiento orgánico, no necesitamos grandes movimientos corporativos”, explica el socio de Uría.

En cuanto a la aventura exterior, recuerda De Carlos, “expliqué que no todo es blanco o negro, hay grises. Somos una firma local, pero tenemos que acompañar a nuestros clientes españoles en su expansión internacional. No somos globales en el sentido de ejercer el Derecho local en todo el mundo, sino cuando en el extranjero hay un elemento español. Para ello, tenemos la política de establecer socios locales allí donde tiene vinculaciones una operación en la que trabajamos”.

No obstante, el bufete cuenta con oficinas en Londres, Nueva York, Bruselas, Varsovia, México, Brasil, Chile, Perú, y Argentina. “Es una tercera vía entre ser doméstico y ser local”, resume De Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: