“Se debe ser exigente pero no impaciente”

 Artículo pensado para orientar a quienes lo requieran o a profesionales del sector.

 Él es, a pesar de su juventud, un gerente muy maduro. Sus reflexiones y decisiones son el fruto de análisis profundos, no improvisa nada.

Además, es un buen ejemplo de una mentalidad global, porque su marco de referencia no es el país, sino el mundo entero.

¿Cuáles son los pilares de su estilo gerencial?

Creo en el liderazgo situacional. Es decir, que según la madurez de una organización, se debe usar un estilo diferente. A mayor madurez, mayor delegación, más empoderamiento y autonomía, menor control y seguimiento.
  Otro elemento clave es un sistema integral de gestión que, de manera holística, facilite la puesta en marcha de los planes de acción. También pienso que es indispensable generar y consolidar una cultura que inculque y fomente valores tales como la innovación, la visión global y la responsabilidad (que implica trascender en el entorno, que la empresa sea un factor de desarrollo con equidad de la sociedad).

¿Cuáles son sus principales herramientas de gestión?

Lo más importante es entender muy bien cuál es el negocio en el uno está. Para ello hay que explorar en profundidad lo que se hace acá y en otros lugares del mundo. Y se deben hacer preguntas agudas para desafiar el status quo. Luego se puede pasar a una fase creativa, en la que se generen ideas que produzcan una discontinuidad -un gran cambio que nos mueva hacia un nuevo paradigma.
 
 

El siguiente paso es el de la planeación por escenarios -que implica hacer simulaciones con los factores y variables esenciales. Y por último se construye un Balanced Scorecard, donde se resumen los planes de acción, sus metas e indicadores de desempeño. Y todo esto se aterriza en responsabilidades claras para todos.

¿Cuáles han sido las principales lecciones que ha aprendido de sus errores y aciertos?

De mis equivocaciones he aprendido que no se puede hacer todo a la vez. Y que no se debe afanar tanto, las cosas verdaderamente valiosas tardan tiempo en producirse. Hay que ser exigente pero paciente. También he aprendido que hay que entender muy bien la dinámica de los grupos, porque uno como jefe no puede dirigir simplemente con un “notifíquese y cúmplase” y esperar que aparezcan los resultados deseados.
 
 

¿Qué busca al ahora de seleccionar a sus colaboradores más cercanos?


Que sean flexibles para aprender y desaprender constantemente. Además, que sean creativos, que tengan visiones ambiciosas, que trabajen bien en equipo y que sean buenos seres humanos.  
 
¿Qué les aconseja a los jóvenes profesionales que está iniciando su carrera?

 

Les sugiero que sean emprendedores, creando sus propias empresas o generando nuevas ideas. También, que tengan un horizonte de pensamiento a mediano y largo plazo, que no sean cortoplacistas. Y que asuman su responsabilidad social, que le den sentido a su vida personal y profesional en función de su contribución a la comunidad.
 
 

Deben acercarse más al mundo empresarial, para producir conocimiento aplicado a la realidad nacional. No deben seguir importando teorías extranjeras que acá no tienen vigencia. Pero lo más trascendental es que les abran la mente global, para que comprendan -expresándolo coloquialmente- que el edificio Colpatria no es el más alto del mundo.
 
 

Un líder es una persona capaz de diseñar un futuro mejor y de movilizar la gente hacia él.

 

 
¿A cuáles líderes admira y por qué?

 

A todos los empresarios nacionales porque han podido generar riqueza a pesar de circunstancias tan adversas.

 

 
Hoja de vida

Andrés López es abogado de la Universidad del Rosario, especializado en derecho financiero y con una maestría en administración de empresas. Inició su carrera como docente y Secretario Académico de la Facultad de Derecho de su Alma Mater.

Luego se vinculó a la oficina de abogados Rodríguez Azuero y Asociados. Pasó después a la Vicepresidencia Jurídica de la Cámara de Comercio de Bogotá, cargo que ocupó durante 18 meses hasta llegar a la Vicepresidencia Ejecutiva de esa entidad. Cuatro años más tarde -en abril del 2006- fue nombrado director general de Corferias, que organiza 32 ferias anuales.

Fuente:Mauricio Rodriguez Múnera/Portafolio

¿Cuál es su definición personal de liderazgo?¿Qué les recomienda a las universidades que están formando a los empresarios del futuro?De mis aciertos he aprendido que vale la pena pensar y actuar en grande. En Colombia la educación llena a la gente de limitaciones y de temores, mientras que en los países más avanzados les enseñan a sus ciudadanos todo lo contrario -que no hay restricciones, que hay que soñar en grande. Creo que la Estrategia del océano azul es un gran concepto que ayuda en este proceso, porque lo pone a uno a pensar en interrogantes cruciales: ¿cómo hacer irrelevante a la competencia?, ¿cómo cambiar las reglas del juego en el negocio en el que uno opera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: